Desarrollo local en la Zona Reina

La Zona Reina es un territorio formado por 92 comunidades, de las cuales 9 pertenecen al municipio de Chicamán y 83 al municipio de San Miguel Uspantán, en el departamento de El Quiché. Se ubica a 65 kilómetros de la cabecera municipal de Uspantán y a 322 kilómetros de la ciudad capital. De las seis regiones que componen el territorio del municipio de Uspantán, la Zona Reina es la más poblada y representa el 40.83% de la población total del municipio. La población, en su mayoría, pertenece al grupo lingüístico Maya Q’eqchi’. El clima de esta región es semi-tropical húmedo y se encuentra a una altura de 660 metros sobre el nivel del mar.


 

Proyecto: Fortalecimiento de las capacidades para la gestión del territorio con enfoque de soberanía alimentaria, derechos humanos, equidad de género y buen vivir, en 10 comunidades rurales maya-q’eqchi’ de la Zona Reina y Empoderamiento económico y político de mujeres campesinas maya-q’eqchi’s de Guatemala.

Gracias al apoyo de Misereor y la Diputación Foral de Gipuzkoa, en 2019 PRODESSA continúa contribuyendo a mejorar el nivel de vida de la población de las comunidades de San Marcos El Triunfo, Rosario Sacubul, Alagunita, Saquixpec, Cerritos, San José Lote 19, Vergel, Nápoles, y Lancetillo; impulsando prácticas agroecológicas alternativas para la producción y diversificación agropecuaria para mejorar la dieta alimentaria de las familias y promoviendo el empoderamiento de las mujeres indígenas campesinas q’eqchi’s desde enfoques de género, derechos humanos y soberanía alimentaria.

El equipo de trabajo en Zona Reina está formado por seis personas, tres hombres y tres mujeres, quienes en 2019 desarrollaron los siguientes procesos:

 

Formación Agroecológica

Proceso formativo dirigido a mujeres y jóvenes, que busca fortalecer sus capacidades técnicas para implementar la agroecología, por medio de la diversificación de la producción con tecnología adecuada y accesible a través de huertos familiares, siembra de plantas medicinales y capacitación para su procesamiento. Haciendo uso de las prácticas y conocimientos basados en la cultura Maya Q’eqchi’; fomentando la valoración del territorio y la propia cultura, recuperando la alimentación sana con productos locales de temporada. Esta formación lleva por nombre “Escuela agroecológica” y está integrada por 8 módulos.

A través de la Escuela Agroecológica, mujeres y jóvenes de distintas comunidades fortalecen sus capacidades para implementar prácticas agrícolas y forestales que no dañan el medio ambiente, y que se fundamentan en conocimientos de la cultura maya q’eqchi’. Estas prácticas agroecológicas incluyen la diversificación de la producción con productos locales, medicinales y alimenticios, en huertos familiares; el manejo adecuado de producción avícola y porcina; el procesamiento de distintos productos para el auto consumo, entre otras.

Para llegar a más personas, las y los participantes en los procesos de formación agroecológica comparten sus conocimientos haciendo uso de la metodología Campesino a Campesino; invitan a otras mujeres y jóvenes a visitar sus parcelas demostrativas para mostrar las técnicas agroecológicas, y proporcionan plantas para diversificar los cultivos a través del pase solidario. Con esto se busca fomentar la economía solidaria.

 

Procesamiento de excedentes y comercialización

Con el objeto de generar ingresos monetarios para las familias, la población participante procesa los excedentes de sus cultivos para la comercialización. Los excedentes de las familias consisten en yuca, malanga y plátano, los cuales se convierten en harina utilizando deshidratadores solares construidos de manera artesanal por los mismos pobladores. Los excedentes de las plantas medicinales que se obtienen de los huertos familiares se convierten en medicinas y otros productos, como jabón y pomadas. Con los excedentes de las frutas se elaboran conservas, y panela con la caña de azúcar.

Para lograr todo lo anterior, se realizan talleres sobre buenas prácticas higiénicas para manipulación, preparación y consumo de alimentos. Así mismo, se realizan talleres de cocina donde se elaboran recetas con los productos elaborados por ellos y ellas mismas -conservas, harinas procesadas, etc.-. Adicionalmente, se realizaron talleres de comercialización en los que se orientó a las y los participantes sobre cómo prepararse para la venta de sus productos. Así mismo se organizaron mercados campesinos y festivales de alimentación para dar a conocer los productos. Por último, se realizaron giras de intercambio de experiencias en agroecología.

Como parte de actividades de este proceso se celebraron reuniones con maestros, estudiantes, madres, padres de familia y autoridades educativas para acompañar la implementación de la ley de alimentación escolar en las comunidades de Zona Reina. Así mismo, se asesoró y acompañó a las y los productores para realizar el trámite correspondiente en la Superintendencia de Administración Tributaria -SAT-, para proveer de productos locales a las escuelas.

Formación política y gestión del territorio

Es un proceso de formación político-organizativo dirigido a líderes y lideresas de las comunidades para fortalecer sus capacidades de influir y decidir sobre los medios, instrumentos y recursos en sus comunidades desde un enfoque de derechos de los pueblos indígenas y soberanía alimentaria. Se realizaron talleres para la formulación propuestas y presentación de proyectos comunitarios ante autoridades municipales. Adicionalmente, se trabajó en la organización comunitaria para resolver de manera armónica los conflictos que se viven en la comunidad, y para incrementar la participación de las mujeres en la toma de decisiones sobre la gestión del territorio.

En este proceso se estableció una alianza intercomunitaria y con organizaciones amigas para la gestión del agua potable, vías de acceso, energía eléctrica, medicamentos y la calidad de atención en el puesto de salud. Además se sensibilizó a la población de las comunidades vecinas, con enfoque de micro cuenca, sobre la necesidad de cuidar el territorio y la naturaleza. Cabe resaltar que en estas actividades se involucró a población joven de las comunidades para que las luchas sociales no sean un asunto únicamente de adultos.

 

Además, se realizaron reuniones con autoridades locales para preparar la inscripción de las Comunidades Indígenas en la municipalidad, contribuyendo así a la autonomía comunitaria de la Zona Reina.

Por último, se realizaron giras de intercambio de experiencias en defensa del territorio.


Población participante

El equipo de PRODESSA en Zona Reina trabaja con familias maya Q’eqchi’s, que se dedican principalmente a actividades agrícolas de subsistencia. En total se trabaja con 544 personas distribuidas de la siguiente manera:

 

Alianzas locales

  • A nivel comunitario formamos parte de la Asamblea de Autoridades Indígenas,
  • En la microrregión de Lancetillo somos parte de la Mesa de la Alimentación, integrada por el Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación -MAGA-, la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional -SESAN-, el Centro de Atención Permanente del sistema de salud pública -CAP-, Cuerpo de Paz, Asociación Siembra, Coordinadores Técnico-Administrativos del Ministerio de Educación -CTA-.
  • A nivel municipal, formamos parte de la Comisión Municipal de Seguridad Alimentaria y Nutricional -COMUSAN-
  • También formamos parte de la Red Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria en Guatemala -REDSAG-.

 

Principales logros

  • Fortalecer las capacidades de procesamiento de plátano, yuca y malanga gracias a la construcción de 10 deshidratadores, esto contribuye a mejorar la economía comunitaria y a la emancipación económica de las mujeres que actualmente están procesando sus excedentes.
  • Implementar 20 parcelas agroecológicas a través de Sistemas Agroforestales Sucesionales, gracias al trabajo de las y los promotores formados por PRODESSA.
  • La participación en ferias agroecológicas y en el festival por el derecho a la alimentación a nivel municipal ha permitido que cada vez más familias se sumen al procesamiento de excedentes de sus cosechas.